Foto Abel

 

 

  Conocí la biodanza hace siete años y me quedé impresionado.Yo era una persona muy       tímida y biodanza me ha ayudado mucho. Ahora no me cuesta hablar en público, al revés, disfruto mucho siendo facilitador de biodanza.

 

Empecé formándome como profesor de biodanza con Javier de la Sen y hice todos los cursos que estaba impartiendo. Con él también aprendí a formar monitores de biodanza. También he hecho talleres en el SRT, por ejemplo, con Nerea Miranda.Actualmente continúo mi formación con Vitor Lemelle y me gusta mucho su forma de entender la biodanza.

 

He facilitado ya más de 1000 sesiones de biodanza y ahora me estoy dedicando profesionalmente a ella. Actualmente estoy impartiendo clases regulares todas las semanas y talleres los fines de semana y siento que la biodanza es una parte básica de mi vida que me aporta mucha energía y ganas de vivir y me conecta con lo mejor que tengo dentro.

 

Me he formado también en Libertad emocional con Paco Vinagre y soy terapeuta en esta técnica y creo que estoy ayudando a mucha gente a hacerse más libre de emociones que les hacen daño. Es una técnica muy novedosa que tiene mucha capacidad para llevarte al núcleo donde se genera tu malestar y ayudarte a liberarte de esas emociones. También te enseña a manejar las emociones del día a día y te permite ser más consciente y libre.

 

Creo que Biodanza y Libertad Emocional son dos herramientas muy potentes que, además, se combinan muy bien. Libertad Emocional me ayuda a tener una teoría de cómo las emociones manejan al ser humano y cómo hacernos libres de ellas.

Biodanza tiene una gran capacidad para conectarnos con nuestras emociones y ayudarnos a integrarlas.


 

 

Salamanca 26 de febrero de 2015